Después de superar la burocracia que conlleva el traslado de residencia para las nuevas jugadoras y pasar las pertinentes pruebas médicas, llega el momento de saltar al parqué y poner en marcha la maquinaria del grupo que Diego Carrasco ha seleccionado para dar un nuevo salto de calidad en la Liga Loterías. La adaptación al sistema de trabajo, que como norma general traerá dobles sesiones de entrenamiento los primeros días de la semana y los encuentros amistosos que el cuadro técnico perfila para fechas cercanas al comienzo liguero, marcarán un mes de agosto que viene cargado de actividad física y primeros planteamientos tácticos.

El liderazgo de estas primeras horas de trabajo con balón lo marca sin dudas Nuria Benzal. Su roll dentro del equipo, asumido con naturalidad gracias a su experiencia, la convierte en estos momentos en la prolongación de Diego Carrasco en la pista. Y es que el técnico precisa que “nos acoplemos lo antes posible. Tenemos que aprovechar estas semanas previas a la competición para adaptarnos al tipo de juego que vamos a desarrollar explica. Hay calidad en todos los puestos, tenemos capacidad de lanzamiento a distancia, juego con el pivote, velocidad para contraatacar o jugar estático”, comenta horas después de dar los primeros pasos con el balón. “Las chicas han llegado físicamente muy bien, lo que confirma que el trabajo individual que debían hacer en verano se ha llevado a cabo correctamente. Los reconocimiento médicos así lo confirman y todas los han superado satisfactoriamente”, reconoce Carrasco, que se muestra satisfecho con las nuevas jugadoras. “Asimilan las explicaciones a la primera y eso facilita mucho nuestra labor. Paula García y Cristina Maestro son muy profesionales, por poner un par de ejemplos. El grupo está funcionando bien”, afirma.

A los entrenamientos también se ha sumado Estefi Méndez. La jugadora malagueña tomará en breve un decisión sobre su futuro. “Compaginar los estudios, el trabajo, las clases de inglés y los entrenamientos no es tarea fácil”, confirma Diego Carrasco. “Las puertas del equipo, como no puede ser de otra manera, las tiene abiertas. Se ve que le ha picado el gusanillo y esperaremos que ella decida”, sentencia.