Se escapan los 2 primeros puntos del pabellón de Carranque y lo hacen destino Valencia. El Canyamelar Valencia llegaba a Málaga con dos derrotas en los dos partidos que había disputado y las chicas de Diego Carrasco ya estaban avisadas de la dificultad que supone recibir a un equipo desesperado por puntuar.

El encuentro no pudo empezar mejor para las guerreras malagueñas, que ponían la primera buena ventaja en el marcador en los primeros compases del choque, 4-1. Sería la única de la que disfrutarían las malagueñas por que a partir de ese instante, el equipo entró en barrena, un cúmulo de errores y perdidas que en situaciones normales no se producen y que fueron una losa el resto del encuentro. Al descanso y tras ir a remolque, las locales perdían por 10-13.

La reanudación comenzó en el electrónico tal y como se dejó al descanso, con ventajas de entre 2 y 4 tantos para las valencianas que no vieron peligrar realmente el partido hasta el minuto 18, cuando las chicas del Clínicas Rincón Málaga Costa del Sol parecían entonarse y se metieron de lleno en el partido con un 21-21. Nadar para morir en la orilla, de nuevo una sucesión de perdidas devolvió la ventaja a Canyamelar que gestionó los últimos instantes hasta llegar al definitivo 26-28. La sensación visto lo visto en Carranque, es que sin quitar méritos a Valencia, el Clínicas Rincón dejó escapar 2 puntos en un encuentro en el que no salió nada y en momentos puntuales y cuando mas necesario era afinar la puntería, se falló.

El equipo descansará mañana y a partir del lunes pondrá la mente en el siguiente rival, el Elche, segunda salida de la presente temporada.