El verano 2014 ha servido para confirmar que Málaga está a la cabeza a nivel nacional en cuanto a nivel y calidad se refiere en el mundo del balonmano playa. Y es que Laredo, Fuengirola, Cádiz o Almería han sido testigos del dominio de este deporte por parte de nuestros deportistas.

Dos nombres propios por su pasado, presente y futuro son los destacados, Diego Carrasco y Maria José Moreno. Ambos, junto al resto del equipo de bm playa han conseguido engordar el palmares malagueño siendo subcampeones en los campeonatos de Almería, Fuengirola y el último de Laredo, sin olvidarnos de un bronce histórico en el Campeonato de Europa juvenil de selecciones disputado en Lorca, donde entrenador y jugadora comparten puesto como seleccionadores, o del pasado torneo de Carranza en Cádiz donde salieron campeonas por 4 vez.

Y es que hablar de balonmano playa es hablar de Málaga, es hablar de un Diego Carrasco que cuenta en su historial con un total de 54 torneos ganados en el mundo del balonmano playa, ahí es nada. Cádiz 1999, Almería 2004, Marbella 2005, Cullera 2007, Valencia 2008 y Murcia 2011 han visto a este entrenador malagueño levantar el título de campeón de España de balonmano playa. Rozando el campeonato se quedó en otras tantas ocasiones, Pilar Horadada 2001, Valencia 2006 y Murcia 2009. En campeonatos de Europa de clubes, su participación tampoco pasa desapercibida, quedando 4º clasificado en Valencia 2008, 2º clasificado en Portugal 2010 y un 4º puesto en Fuengirola 2011.

Si el palmares de Diego Carrasco ya impresiona, el de su jugadora en el Clínicas Rincón Málaga Costa del Sol es también digno de mención. Maria José Moreno acumula un total de 71 partidos con la selección española de balomano playa, anotando un total de 537 puntos para el combinado español. Ha sido nombrada mejor jugadora en el Europeo de Portugal 2010, así como mejor jugadora de España hasta 2012. En el último Europeo de Croacia destacó como la 6º mejor goleadora de la competición. En 2008 en Cádiz fue subcampeona del mundo, un campeonato en el que solo Croacia pudo frenar a la malagueña. Es por tanto la única jugadora nacional que cuenta con dos medallas, la de plata en Cádiz y el bronce en Lorca.

Por todo esto y lo que está por venir, con un presente que ya es una realidad y dos mentores como los ya mencionados, solo se puede esperar que Málaga siga compitiendo por ser a día de hoy, un autentico referente en el balonmano playa nacional e internacional.