El Clínicas Rincón Málaga comienza la temporada con derrota en su visita a la siempre difícil pista del Balonmano Porriño, que supo castigar los problemas en la defensa de las malagueñas para hacer mucho daño en ataque.

El contratiempo que se encontró el Clínicas Rincón Málaga por el hecho de no poder contar con Zorica Mihajlova y Savica Mrkik marcó mucho el devenir del encuentro. Diego Carrasco no pudo disponer de las dos jugadoras macedonias, que no pudieron jugar al no llegar a tiempo los transfers desde las federaciones macedonia y rumana. Dos piezas importantes en el engranaje del equipo malagueño, en ataque y, sobre todo, en defensa, donde aportan centímetros y solidez.

El encuentro comenzó con un alto ritmo anotador, manteniéndose la igualdad en los primeros compases. Pero el acierto de Sarai Samartín, autora de cuatro de los once primeros goles de Porriño, dio las primeras ventajas al conjunto local. Amagaba escapada el equipo gallego, pero las de Diego Carrasco, tras un tiempo muerto solicitado por el técnico malagueño, encontraron soluciones en ataque, sobre todo con el lanzamiento exterior de Mina Mjaerum.

La diferente gestión de las superioridades fue clave en los instantes finales del primer tiempo. Las 2 exclusiones de Emmanuela Prieto no alteraron la distancia en el electrónico, mientras que, cuando el Clínicas Rincón Málaga se quedó con una jugadora menos por los dos minutos sancionados a Bea Puertas, las malagueñas encajaron un parcial de 3-0. Esto llevó a que ambos equipos se fuesen a vestuarios con cinco goles de distancia (18-13).

Una horrible puesta en escena en el segundo tiempo pudo convertir el partido en un paseo para Porriño, que anotaba con mucha facilidad. Sólo 45 minutos de encuentro necesitó el conjunto gallego para llegar a los 30 goles anotados, y superaba a su rival en once tantos (30-19).

Y llegó la reacción de las malagueñas. El orgullo de Jennifer Gutiérrez y Mª José Moreno se insufló a sus compañeras, que se dejaron el alma a pesar del cansancio y de las escasas opciones de victoria. Un parcial de 0-5 hacía albergar alguna esperanza, llegaron a ponerse a 3 a dos minutos del final, pero la tercera y definitiva exclusión de la capitana selló la derrota (35-31).

Importante reacción y muestra de coraje del Clínicas Rincón Málaga, que supo dar la cara a pesar de las adversidades, principalmente la provocada por los transfers, y logró maquillar un resultado que puede ser importante una vez que avance la temporada.