El equipo ha perdido en A Guarda, pero se reencuentra con la confianza perdida hace semanas, la actitud defensiva llevó a las malagueñas a competir de tu a tu durante 55 minutos con todo un gigante de la categoría, un Mecalia Guardés que es de los mejores equipos de la liga por presupuesto y calidad de plantilla.
 
El partido empezó con un intercambio de golpes, las de Diego Carrasco salieron al pabellón de A Sangriña con ganas de acabar con la mala racha, pero sobre todo con el objetivo de seguir creciendo. Y lo consiguieron, las gallegas no estuvieron cómodas en ningún momento durante los primeros 30 minutos, aunque su enorme calidad las llevó a dominar al descanso por 14-12. Una primera mitad en la que el equipo malagueño parecía mas el que maravilló en la pasada fase de ascenso que el que hemos visto a lo largo de la actual campaña.
 
Tras el descanso el Guardés salió con dos marchas mas tanto a nivel defensivo como ofensivo. No se arrugó el Clinicas Rincón, bien en la faceta goleadora con Sole y Jennifer, con la dirección de Paloma,  Olga y Espe y la siempre combativa Pepa y sus goles. El equipo en general estuvo a la altura de las circunstancias y solo un polémico arbitraje  a falta de 5 minutos para el final, acabaron con las esperanzas visitantes. Hasta 6 exclusiones, alguna muy discutida, terminaron por decantar la balanza. Un último parcial estiro el marcador por parte del conjunto Gallego al 27-.23 y con él se esfumarían las opciones malagueñas. Al final 29-24. La próxima semana el equipo vuelve a viajar en esta ocasión a León, un partido de una importancia capital.
Declaraciones post-partido Diego Carrasco: