Gran victoria la conseguida por el Clínicas Rincón Málaga Costa del Sol, primera que consigue contra un equipo que no es de su ‘Liga’, un Helvetia BM Alcobendas que lucha por los puestos europeos.

No pintaban bien las cosas de inicio, pues los errores en ataque, con continuas pérdidas, permitieron a las visitantes lograr transiciones cómodas de contraataque que le permitían anotar con facilidad. Mediado el primer tiempo las malagueñas ya caían por siete goles (4-11).

Pero la mentalidad de las chicas ha cambiado. La maduración en División de Honor se demuestra en la mayor dureza mental del equipo de Diego Carrasco, quien pidió un tiempo muerto que sirvió para reordenar ideas y, con un parcial de 7-0, igualar la contienda a 11. A pesar de ello fue Alcobendas quien se fue con ventaja a vestuarios (12-14).

Las caras de las chicas del Clínicas Rincón Málaga Costa del Sol al arrancar el segundo tiempo reflejaban que estaban altas de moral y lo demostraron. Parcial de 7-1 en los primeros minutos del segundo tiempo, con una defensa de un nivel muy alto, incluso durante cuatro minutos en los que estuvo en inferioridad y no encajó ningún gol.

A partir de este momento, una nueva prueba de madurez. Las madrileñas se pusieron a un gol, pero dos goles de Polina Dikalo y dos de Jennifer Gutiérrez volvieron a poner distancia, además de las buenas acciones defensivas del grupo.

Porque esta ha sido una victoria de grupo, de equipo, de todas sumamos y todas luchamos, de todas a una y, sobre todo, de volver a mostrar los valores que sirvieron a este club a volver a la División de Honor y con los que da un paso importante para conseguir la permanencia.