Golpe de autoridad del Mecalia Atl. Guardés en Carranque en la tarde del sábado. El equipo gallego demostró su absoluta superioridad ante el Clínicas Rincón Málaga, que llegaba a este encuentro con hasta cuatro bajas, pues ni Caci Mrkik ni Alba Vera se recuperaban de sus molestias, a lo que se unían las ausencias de Mina Mjaerum y Lidia Jiménez, ambas por motivos personales. Debido a todas estas bajas, Coral Ramos, que este año se encuentra con el BM Los Olivos en Plata, tuvo sus primeros minutos esta temporada con el Clínicas Rincón.

El Clínicas Rincón Málaga saltó atenazado a la pista, tardando más de cinco minutos en anotar su primer gol. Por su parte, el Mecalia Guardés convertía en gol cada ataque, haciendo mucho daño con las penetraciones desde la primera línea y, sobre todo, desde el extremo, donde Naiara Egozkue daba un recital anotador, con siete tantos que ponían, aún en el minuto 18, el electrónico imposible para las malagueñas (3-16).

Sin ánimo en su juego, también faltas de una pizca de suerte en algunas acciones, las chicas de Diego Carrasco deambulaban por la pista, errando en ataque y con un pobre balance defensivo, que castigaba el Guardés con rápidas transiciones que permitían goles cómodos desde seis metros.

Al descanso ya estaba todo decidido (6-23) y sólo faltaba esperar que el Clínicas Rincón Málaga diese una mejor imagen en el segundo tiempo, de cara a buscar sensaciones a las importantes jornadas que vienen en las próximas semanas.

El Clínicas Rincón Málaga intensificaba su defensa, se volvía más activa, pero Anna Manaut desatascaba el ataque gallego con su buen lanzamiento exterior. Pero el tanteo de este segundo tiempo era igualado, con ligera ventaja para las malagueñas.

La amplia diferencia en el marcador y el cansancio de la Recopa hizo que el Mecalia Guardés bajase su producción, que unido a la mejora atrás de las malagueñas le provocaba más errores en ataque. Mientras, Jennifer Gutiérrez intentaba seguir tirando del Clínicas Rincón, pero la victoria no peligraba para el conjunto gallego, que se imponía por un contundente 20 a 37. Mal día de las malagueñas, que deben mejorar.