Suena la bocina final, el público rompe en aplausos, la principal peña de animación de A Sangriña pide al equipo visitante que se fotografié con ellos y muchas personas bajan de la grada a felicitar personalmente a las jugadoras y equipo técnico catalogando el encuentro como “el mejor que se ha visto en la temporada”.

Este es el resumen que se puede hacer de un espectáculo de sesenta minutos de juego ofrecidos por Mecalia Atlético Guardés y por IF Clínicas Rincón Málaga, cuyo marcador final reflejaba un empate a 25 tras un último minuto donde ambos conjuntos tuvieron oportunidad de llevarse la victoria.

El IF Clínicas Rincón Málaga logra ser el primer conjunto que arranca un punto esta temporada de A Guarda, y lo consigue con dos ausencias, pues ni Coral Ramos ni Jennifer Gutiérrez viajaron, la algecireña por precaución por molestias que no le impedirán estar en Porriño el próximo viernes.

El conjunto malagueño ya avisaba que no venía de paseo a disputar este encuentro y lo demostró desde el primer momento, tomando las primeras ventajas en el marcador, aprovechando que su rival estaba con dos jugadoras excluidas para ponerse con 6 a 8 a su favor. Pero, cuando mejor pintaban las cosas para las malagueñas, la portería rival se cerró.

Errores en el lanzamiento tras realizar una buena jugada tuvo un punto de inflexión psicológico, las gallegas subieron el nivel de su defensa y las visitantes tuvieron dudas en su juego. Por ello, en los últimos 17 minutos del primer tiempo, sólo anotaban un gol y el electrónico daba la vuelta, siendo favorable para Mecalia Atlético Guardés al descanso por 4 tantos (13-9).

Pero las malagueñas no cegaban en su empeño y salían de vestuarios decididas a seguir plantando batalla. Defendiendo duro y pudiendo realizar transiciones rápidas, se metía en partido con un 0-3, que obtenía respuesta local, pero otra racha de 3 tantos consecutivos de las malagueñas igualaba la contienda a falta de quince minutos (19-19).

A partir de este momento, cada tanto del conjunto gallego encontraba respuesta del IF Clínicas Rincón Málaga, que no bajó los brazos ni siquiera cuando fue a ellas a las que tocó quedarse con dos jugadoras menos y veían como el Guardés tomaba dos tantos de ventaja (24-22).

Otro nuevo parcial de 0-3 les daba ventaja, pero Naiara Egozkue desde los siete metros ponía la igualada a poco menos de tres minutos para el final. Y ya el marcador no se movería, con acciones espectaculares como una doble oportunidad lanzada al palo por las locales y posterior parada de una Sonora Solano enorme, que dio opción a las malagueñas a vencer, pero fallaron en su jugada final, lo que también ocurrió con las locales, por lo que hubo reparto de puntos y refuerzo moral para el IF Clínicas Rincón Málaga de cara a la Copa de la Reina.

Gran punto obtenido por el trabajo en equipo, el esfuerzo en defensa, lo bien que supieron mover la bola en algunos instantes en ataque para encontrar los extremos y la determinación que mostraron todas las jugadoras en los sesenta minutos para realizar un encuentro de un alto nivel de calidad.