Se rompió la mala racha y lo hizo en una pista idónea para ello, el pabellón de deportes de León. La oportunidad era única aunque la tensión y responsabilidad pesaban como una losa y en los primeros compases de partido las chicas de Diego Carrasco lo notaron algo mas que las locales. Dentro de la imperiosa necesidad de sumar puntos para ambos conjuntos, las que mas obligación tenían eran las leonesas, que de perder, lo hacían con un rival directo y en su feudo, algo que las deja en una situación complicada cara al partido de vuelta, aunque claro está, la liga aún te da muchas oportunidades.

De inicio los nervios y la tensión fueron los protagonistas, algo que aprovecharía Cleba León para situar el 3-1 en el electrónico, primeros fantasmas que aparecerían para el conjunto malagueño. Pero si algo tienen las guerreras malagueñas es que poco a poco van cogiendo el pulso a la categoría y si bien otros partidos hemos visto que ante un parcial en contra se caía en el error de la precipitación, ayer en León se vio un equipo mas frío en ese aspecto, con mas paciencia y las ideas mas claras de lo que hacer en ataque y defensa. Poco a poco las malagueñas fueron tomando el control del encuentro, hasta llegar al 13-15, marcador que se reflejaría en el pabellón leonés al descanso. Hasta ese momento, Espe, Sole ,Jennifer o Paula mantenían arriba al Clínicas Rincón Málaga Costa del Sol.

En la segunda mitad León entró tal cual lo hizo al inicio de partido, con fuerza y queriendo marcar territorio, y en cierto modo lo consiguió, llegando incluso a volver a ponerse por delante, 19-18 en el minuto 8 de la segunda mitad, con un parcial de 6-3. A partir de ese instante serían las guerreras malagueñas las que diesen un paso al frente, bien comandadas por una excelsa Sono, que sustituyó a Biga y a la postre sería parte importante del triunfo con una mas que buena actuación. El equipo de Diego Carrasco tomó una ventaja de 2-3 goles que se mantendría hasta los instantes finales, donde un último estirón al marcador puso el definitivo 28-32.

Dos puntos que tienen doble valor, se rompe la mala racha y se vence a un rival directo a domicilio. El próximo rival será el todopoderoso Rocasa, actual subcampeón de la DHF.