02:54 LORETA ENRÍQUEZ DE LUNA

MÁLAGA. El Costa del Sol salió ayer al terreno de juego convencido de que debía y podía ganar a un Amposta que, a priori, tenía jugadoras de mayor calidad . Y así fue. Las malagueñas comenzaron a meter goles viendo que la portera del equipo rival -que lo es además de la selección catalana- era incapaz de parar sus tiros a puerta.

Antes de que pasaran los primeros sesenta segundos, Marta Santos se metió al público en el bolsillo con su primer gol, uno de tantos, esenciales para la victoria de su equipo. La jugadora, que fue duda hasta ayer debido a la recaída que sufrió el jueves de su lesión de tobillo, apareció en Carranque como caída del cielo. Santos supo dar movimiento al encuentro, hacer grandes pases y burlar la defensa rival con gran astucia.

El partido transcurría y las catalanas comenzaron a meterse en el choque. Una Renata poco acertada durante toda la primera parte, que dejo escapar grandes oportunidades, contrastó con la destreza de Marikilla. La malagueña, que dio muestra de fuerza y garra durante todo el choque, fue la culpable de importantes goles que llegaron justo cuando las rivales empezaban a remontar. A pesar de la supuesta superioridad del Amposta, las catalanas no fueron capaces de ponerse por delante de las malagueñas en ningún momento del encuentro.

El partido se desarrollaba con normalidad y las gradas parecían acostumbrarse a la victoria del Contrat cuando las de Marc Fornos comenzaron a sumar puntos. Con una diferencia de dos goles y a falta de un minuto para que concluyera la primera parte, saltó al parqué Marta López, la internacional del equipo juvenil, que estuvo acertada de principio a fin durante su presencia en la pista.

Comenzó la segunda parte con el marcador a favor del Contrat, pero con sólo un gol de diferencia (9-10). Las rivales habían advertido los puntos fuertes de las de Diego Carrasco y taparon, acertadamente, a Santos durante importantes jugadas.

Pero fue a mitad de la segunda parte cuando las jugadoras del Costa del Sol se vinieron arriba definitivamente. A diez minutos del final la portera suplente, Virginia, paró un penalti que hizo estallar a grada y banquillo y que dejaba el marcador en un 16-20. La calidad de Merche, guardameta titular del Contrat, llegó a sacar de quicio a las catalanas, que no sabían cómo tirar a puerta para marcar.

A partir de ese momento, el encuentro fue una exhibición de las malagueñas, que seguían marcando en cada jugada y frenaban el ataque rival con destreza. Parecía acabado el partido cuando el Amposta reaccionó nuevamente y comenzó a recortar la diferencia, pero entonces, a falta de dos minutos para el pitido final, Irene y Marta Santos supieron intimidar a la portera rival y meter tres goles que dieron la victoria definitiva al Costa del Sol por 23 a 26.

Diario Málaga hoy