ASISA Málaga Costa del Sol ha perdido 26-20 en su visita a Vícar. Nuestras jugadoras nunca se metieron en el partido, acusaron el mal comienzo (sólo dos goles en quince minutos) y echaron de menos las lesiones de cuatro de sus mejores jugadoras, entre ellas sus dos máximas goleadora. Al descanso se llegó con un contundente 15-7, una loza que resultó muy pesada, entre otras cosas por la experiencia de las almeriense que supieron dormir el partido y jugarlo a su ritmo, administrando muy bien sus posesiones. Un mal partido siempre lo hay en una competición tan larga como ésta, pero la fortaleza de un equipo y su historia no se mide por sus victorias sino por cómo se lucha para conseguirlas. Quedan cinco partidos y aún estamos en puestos de privilegio, dependemos de nosotras mismas y a buen seguro que estas niñas darán lo máximo para soñar con entrar en la máxima categoría del balonmano femenino. Si en la pretemporada nos dicen que  íbamos a ganar la Copa de Andalucía y que en la recta final estaríamos entre los seis equipos que luchaban por el campeonato, hubiésemos dicho que sería un sueño, pero que había que darle margen de aprendizaje a todas las juniores, que era necesario conjuntar el equipo, que el nivel de los demás equipos era muy alto y estaban ya consolidadas en la categoría, que había que coger experiencia, que … Chicas, vosotras tenéis la oportunidad de hacer posible la hazaña y como os conozco, a muchas desde la categoría benjamín, sé con total seguridad que por vosotras no será.