51 lanzamientos a puerta necesitó el Instituto de Fertilidad Clínicas Rincón Málaga para anotar 23 goles. Con menos de un 50% de acierto de cara a la portería rival es muy difícil lograr ganar un encuentro, máxime si es ante un rival tan fuerte como Prosetecnisa Zuazo y en una competición como una Copa de la Reina.

La tensión de la grandeza del evento hizo mella en los primeros compases, las malagueñas no estaban atinadas y Laura Steinbach empezaba a hacer daño. Sólo una doble exclusión a las vascas dio oportunidad a las chicas de Diego Carrasco de recortar diferencias y meterse de nuevo en el partido (6-7).

Entonces, una vez que se igualaron fuerzas, la portería rival empezó de nuevo a encogerse, o Merche Castellanos a hacerse grande. Lanzamientos errados permitieron contragolpes cómodos a Prosetecnisa Zuazo, que con un parcial de 2-6 ponía las primeras ventajas importantes a su favor, yéndose al descanso con una ventaja de cuatro tantos a su favor (11-15).

Hubo conjura del Instituto de Fertilidad Clínicas Rincón Málaga en vestuarios y quisieron salir con otros aires, con Elke Karsten manteniendo en partido a su equipo, pero una exclusión de Paula Valdivia costó un parcial de 0-3 que elevaba la distancia hasta los 6 tantos (12-18).

Oihane Gil se apuntaba a anotar en contragolpes y los ataques frustados de las malagueñas terminaban en tantos rápidos de su rival, que se veía con el partido casi en el bolsillo a falta de quince minutos para el final (14-25).

Pese a tener escasas opciones de victoria, las malagueñas siguieron compitiendo y mostraron en el último tramo acciones de gran calidad, como una maravillosa rosca de Jennifer Gutiérrez o movimientos en el pivote de Pepa Moreno. Finalmente Diego Carrasco hizo jugar a todas las jugadoras.

Resultado final duro (23-34) que no debe empañar el buen papel que ha hecho el Instituto de Fertilidad Clínicas Rincón Málaga en esta XXXVII edición de la Copa de SM La Reina. Toca levantarse, y no hay dudas de que este equipo lo hará, y valorar lo conseguido.