Las chicas de Diego Carrasco poco pudieron hacer en su visita a Gran Canaria para enfrentarse ante uno de los equipos más fuertes de la División de Honor, un Rocasa Gran Canaria que está disputando contra el Bera Bera el título de Liga.

 

Las canarias, conocedoras al inicio del choque de la victoria del conjunto vasco, sabían que no podían fallar y salieron a la cancha muy concentradas y muy intensas, poniéndose a los cinco minutos con un claro 5-1 a favor y provocando el tiempo muerto visitante.

 

El Clínicas Rincón Málaga Costa del Sol jugó el resto de la primera parte con esa carga del mal inicio, intentando que el Rocasa Gran Canaria no lograse romper el marcador con una diferencia que fuese casi definitiva.

 

Con la buena aportación ofensiva de Mina Mjaerum, Paula Valdivia y Paloma Cuevas, las malagueñas lograron que la distancia fuese de siete goles al descanso (18-11), guardando algunas opciones de engancharse al partido al inicio del segundo tiempo.

 

Y las distancias se mantuvieron durante los primeros 15 minutos del segundo parcial, pero un parcial de 4-0 puso la diferencia en el electrónico por encima de los diez goles (27-16) y ya el resto del encuentro no tuvo más historia. El Clínicas Rincón Málaga Costa del Sol bajó los brazos en los minutos finales y varias pérdidas provocaron goles fáciles a las locales, que hizo que el marcador se abriese demasiado, reflejando un resultado final de 38 a 23, destacando el encuentro por parte de las locales María Luján, con 9 goles, y por supuesto Silvia Navarro, un auténtico muro en la portería.