Hay fechas que son especiales para cada uno, y parece ser que, cuando llega Noviembre, se dibuja una sonrisa en la plantilla del Rincón Fertilidad Málaga. Este mes se ha convertido en especial para el equipo malagueño, que lleva dos años sin conocer la derrota durante este periodo.

La pasada temporada el club lograba cuatro victorias en el mes de Noviembre, tres en la Liga Loterías, ante Jofemesa Oviedo (26-27), Cleba León (33-24) y Zarautz (24-28), además del triunfo en la primera fase de la Copa de la Reina en Castellón (29-32).

No ha sido menos en este curso, donde la racha positiva arrancó el 22 de octubre, con la victoria ante Aula Valladolid (39-33). Desde entonces, todo resultados positivos en los encuentros ante Elche Mustang (26-31), KH-7 Granollers (24-25) y Cleba León (28-23), a falta del partido aplazado ante Handbol Canyamelar Valencia, que se disputa el 3 de Diciembre, y añadiendo también la victoria en Copa de la Reina ante Sporting La Rioja (19-33). En total, cinco victorias de modo consecutivo.

Según el preparador físico Antonio Moreno “es una casualidad el buen rendimiento en este mes de Noviembre, pues la preparación ha sido distinta, pues el objetivo del equipo no es el mismo. El año pasado sí se buscaba tener este pico de rendimiento en esta época, por motivos de calendario, pues coincidía que nos enfrentábamos a equipos de “nuestra liga”. Este año hemos buscado tener un nivel físico más constante durante toda la temporada, porque se busca estar óptimo el máximo de partidos posibles”.

Para Antonio Moreno el proceso del Rincón Fertilidad Málaga ha pasado por un trayecto habitual. “En pretemporada sufrimos problemas físicos de jugadoras importantes, otras venían de lesiones graves, eso nos dificultó más el trabajo. Esto conllevó en que en los primeros encuentros nos costaba mantener el ritmo en el segundo tiempo, ahora somos capaces de defender alto y correr contragolpes casi los sesenta minutos. Y claro, los rivales de las primeras jornadas estaban muy capacitados para aprovechar nuestros bajones”.

El entrenador Diego Carrasco piensa muy parecido a su preparador físico. “La coincidencia en que nos salgan los resultados mejor en Noviembre creo que depende más de los calendarios que de la preparación. Nosotros este año teníamos un equipo con bastantes incorporaciones y eso conlleva un periodo de adaptación. Tener que jugar las seis primeras jornadas con equipos tan fuertes sabíamos que iba a complicar mucho la aclimatación del equipo, contando que apenas pudimos jugar partidos en pretemporada”.

“El equipo ha ido con un rendimiento ascendente y espero que esa sea la línea que mantengamos durante el resto de la temporada, que el buen Noviembre se convierta en un buen Enero, un buen Febrero, etcétera” apostilla el técnico malagueño.