Seis minutos lamentables al borde del descanso echaron por tierra el buen trabajo del Clínicas Rincón Málaga Costa del Sol durante toda la primera parte. Las malagueñas aguantaban el pulso del Prosetecnisa Zuazo, uno de los rivales de la parte alta de la tabla. Llegados al minuto 24 de encuentro, el marcador reflejaba un igualado 13-12 con Paula Valdivia y Jennifer Gutiérrez como principales estiletes ofensivos.

Pero la pájara llegó en estos últimos seis minutos, donde las malagueñas acusaron la descalificación directa precisamente de Paula, que desestabilizó a las jugadoras. Parcial de 6-0 justo antes del descanso y el partido muy cuesta arriba para la segunda parte (19-12).

Hasta los nueve de diferencia llegó a ponerse el electrónico al poco de comenzar el segundo tiempo (21-12). Hubo reacción visitante, apoyadas las malagueñas en el acierto de Soledad López y Neiba Sánchez de cara a puerta, pero no lograron reducir la desventaja de los cinco goles. En los últimos minutos de encuentros al menos el equipo estuvo más entonado y logró acabar con mejores sensaciones y quedarse la idea de una oportunidad perdida de haber logrado un resultado importante.

Las pérdidas absurdas, falta de solidez defensiva y el no creerse capaces de hacer daño a un rival como Zuazo en su campo evitaron que el Clínicas Rincón pudiese dar la sorpresa en Barakaldo, donde terminó cayendo por 34 a 28.