Ha llegado el parón invernal a la División de Honor Femenina – Liga Loterías, y con él unos días de descanso, pero también de reflexión. Este viernes el Rincón Fertilidad Málaga vuelve a los entrenamientos para comenzar a preparar la vuelta de la competición, que será el 14 de Enero, y una de sus voces autorizadas del vestuario, la portera Virginia Fernández, ha querido hacer balance de cómo va el curso hasta estos momentos del equipo malagueño.

Haciendo un análisis de la temporada, Virginia destacaría el crecimiento del equipo “Éramos conscientes que el inicio no era nada fácil, el equipo se tenía además que acoplar, cosa que hoy en día creo que vamos consiguiendo, seguiremos trabajando porque hay cosas que mejorar para la segunda vuelta, pero creo que este club que ha ido creciendo en estos tres años en División de Honor, logrando los objetivos marcados cada temporada, y hoy por hoy, creo que en este tercer año ya en la primera vuelta hemos conseguido algún objetivo”.

Para la guardameta, el hecho de la buena clasificación debe ser un acicate. “Estar igualadas a puntos con el quinto puesto está claro que es historia para nuestro club, estar luchando por estar en puestos europeos nos hace que nos motivemos y nos unamos mucho más para conseguir ese objetivo. Somos muy novatas dentro de esta liga, pero vamos cogiendo experiencia, profesionalidad, hay muchas chicas jóvenes con ganas, con proyección, y veteranas con sabiduría y ganas de llevar a este club arriba”.

Virginia tiene claro que los buenos resultados, sobre todo los de casa, son también gracias al buen ambiente que se vive en las gradas de Carranque en cada encuentro que el Rincón Fertilidad Málaga juega como local. “Sábado tras sábado está ahí apoyando, cada vez viene más gente y es porque estamos haciendo un buen trabajo, tanto interno como externo, sobre la prensa, publicidad… y eso hace mucho, y eso hace que los niños tengan más ganas de venir a vernos cada semana”.

Siempre se habla de la rivalidad en los puestos, sobre todo en balonmano en la portería, pero la guardameta malagueña guarda una gran relación con su compañera bajo palos. “Cristina es un apoyo dentro de la portería en lo que más se puede necesitar. Pienso que este año ese apoyo que nos damos una a otra, en las correcciones, estando partido tras partido juntas, eso hace que tenga unas estadísticas a nivel de equipo positivo, si no hay buena relación entre nosotras no se refleja en los partidos”.

Para 2017, Virginia Fernández es cauta, pero ambiciosa. “Le pido concentración, tener los pies en la tierra, y ganas, muchas ganas de seguir teniendo esa proyección positiva de querer más, y que nos lo creamos, que donde estamos ahora nos lo hemos ganado nosotras y no nos lo han regalado”.