La portera Virginia Fernández será, junto a Sonora Solano, la encargada de defender los palos del Clínicas Rincón Málaga tras haber llegado a un acuerdo con el club para poder continuar en la plantilla de cara a la temporada 2015/2016.

Esta temporada será la octava que Virginia estará en el club, a sabiendas de ese paréntesis de tres años por motivos físicos y laborales que la tuvieron apartada de las pistas. Pero ya al término de la pasada campaña pudo estar con el equipo, disputando los últimos encuentros de la División de Honor.

El entrenador Diego Carrasco considera muy positiva la continuidad de Virginia Fernández, pues “es una jugadora importante para un club, tanto en la pista como fuera de ella. Antes de la lesión era una portera excepcional y ya el año pasado nos dejó ver cosas de aquella gran jugadora. Confío en que esta temporada, iniciando desde el principio con el equipo, puede darnos junto a Sonora una de las mejores porterías de la categoría”.

Por su parte, para Virginia supone “poder llegar a realizar mi sueño, que es jugar en la máxima categoría, pudiendo estar al 100% con el equipo y con la autoestima a tope con la confianza del club hacia mí, considerándome necesaria para el equipo”.

Sobre la temporada que está a punto de comenzar, para la portera no hay dudas en sus deseos. “Ya que no pude vivir al completo la temporada pasada, la que supuso la vuelta a la División de Honor, espero que tengamos una buena temporada, sana, y que seamos capaces de subir el nivel con respecto al año pasado para llegar a los objetivos con mayor holgura”.

Por su parte, la cancerbera húngara Csilla Fekete ‘Biga’ no continuará en la disciplina del club, pues por motivos laborales abandonará España, pero no el balonmano, por lo que desde el Club Balonmano Femenino Málaga Costa del Sol queremos desearle toda la suerte allá donde juegue y agradecerle todo lo que ha dado al club en los años que ha estado con nosotros.

‘Biga’ quiso despedirse del equipo afirmando que “es un equipo grande, con personas muy grandes. Hace dos años me recibieron como una más de la familia, algo por lo que estaré muy agradecida siempre. Estoy encantada de haber jugado con ellas el ascenso desde Plata y haber luchado por la permanencia en la División de Honor”.