Así trabaja el Rincón Fertilidad Málaga: Imaginación, retos internos y paciencia

José Luis Parra entrenamiento 1 agosto 2019-2020

Se cumple la primera semana de confinamiento para la sociedad española. Una situación atípica que cada persona o grupo intenta llevar de la mejor manera. Y en el Rincón Fertilidad Málaga, pese al parón de la competición, se sigue trabajando, aunque de forma individual en el propio domicilio con el objetivo, según explica su segundo entrenador y preparador físico José Luis Parra, de no perder el tono físico en la medida de lo posible y mantenerse distraídas durante este tiempo. Para ello, el equipo malagueño realiza cada jornada sesiones de trabajo plenas de imaginación y culminadas con retos internos que ponen las jugadoras.

Cada mañana, José Luis Parra envía a sus jugadoras un vídeo explicativo de los ejercicios a realizar en esa jornada. El mayor hándicap, los materiales con los que contar para poder llevarlos a cabo. “El trabajo en casa siempre es algo que no es habitual, el deportista no tiene un contexto de su hogar para el entrenamiento, excepto los deportistas de élite, que tienen su propio gimnasio. Por lo tanto, las jugadoras no tienen espacios para poder moverse y hacer diversos tipos de ejercicios de carácter aeróbico, no tienen materiales con carga suficiente para trabajar la fuerza. Así que el mayor recurso que tenemos que usar es la imaginación y tirar de ejercicios que ya conocen para que la técnica sea la adecuada y no lesionemos o sobrecarguemos de forma innecesaria”, explica el preparador malagueño.

De momento, Parra está encontrando muy buena predisposición por parte de la plantilla: “Las jugadoras lo están llevando bien en esta primera semana. Pero llevamos poco tiempo, es un trabajo largo, donde la mayor dificultad reside en que es un trabajo ciego, porque sabemos cuando hemos empezado pero no cuando retomaremos la competición y siquiera si vamos a poder retomarla. A la hora de planificar un trabajo físico necesitas saber el momento de competición y es algo que a día de hoy desconocemos”.

Para darle el toque de humor, cada día una de las jugadoras propone una prueba al resto de sus compañeras. Con cada una de ellas se va estableciendo una puntuación y hay una clasificación, algo de pique para que personas tan competitivas puedan tener objetivos en los que centrarse. “Estamos metiendo algún reto, alguna competición interna, para hacerlo más ameno. Y son chicas con una actitud bastante buena y, hasta el día de hoy, unas mejor, otras peor, pero lo vamos llevando, es lo que toca. Lo importante es sobrellevar la situación, ser pacientes y cautos y atender a las recomendaciones que las distintas competiciones y tener la ilusión de que las competiciones se retomen”, señala Parra.

Para el preparador físico, la mayor preocupación reside en el modo en que se retome la competición una vez finalice esta época de confinamiento: “Cuando volvamos no podemos volver directamente de nuestra casa a una pista de balonmano. Necesitaremos un tiempo. Pero si se vuelve y hay competición, el calendario estará muy ajustado, por lo que no podremos meter una pretemporada de dos o tres semanas. Tendremos que andar con pies de plomo, que los entrenamientos se vayan adaptando poco a poco a la intensidad competitiva. La única ventaja es que todos los equipos partimos de la misma situación. Tendremos que ir gradualmente haciendo un trabajo más explosivo para que, cuando lleguemos a la pista, muscularmente no nos resintamos”.