Upcoming MatchCOSTA DEL SOL MALAGA – KH-7 BM. GRANOLLERS/27 abril, 2024/Pabellón Jose Luis Perez Canca

El Costa del Sol Málaga juega por la historia en Noruega (16:00)

Estela Doiro, en el partido en el Martín Carpena.

Las panteras cierran el Grupo D de la EHF European League este sábado en la pista del Sol HK con plenas opciones de clasificarse para cuartos de final

El partido de los partidos. Por recurrente que suene, uno de los días de más envergadura desde que hace casi 30 años naciera el Costa del Sol Málaga. Sólo 60 minutos separan a las panteras de estar entre las ocho mejores de la EHF European League. Un hito de dimensiones gigantescas para el deporte malagueño y el balonmano nacional. En la última jornada del Grupo D las malagueñas dependen de sí mismas para jugar unos cuartos de final que serían un logro sin parangón. Y podría decirse que inverosimil no hace tanto tiempo. El sábado a las 16:00 horas visitan al Sola HK en el Stavanger Sports Hall, con las cámaras de Andalucía TV y DAZN como testigo. Win or go home.

Las cuentas para el equipo de Suso Gallardo son claras. Será primero si gana por cinco goles o más. Será segundo si vence por dos goles o más; si vence por uno y anota 39 goles o más en el partido; si empata y el Motherson Mosonmagyarovari no se impone al CSM Targu Jiu en Rumanía el domingo; o si pierde y el equipo húngaro hace lo propio con el rumano. Son los cinco supuestos para las malagueñas, que tienen en su mano el billete. Habría que recordar que estas situaciones se dan, en caso de que las magiares ganen, porque se daría un triple empate a ocho puntos.

Es ya un tremendo éxito para las panteras estar con vida a estas alturas en un contexto donde son novatas. «Ni en nuestros mejores sueños hubiéramos pensado llegar dependiendo de nosotras mismas. El primer objetivo de competir lo hemos demostrado con creces, podemos dar el nivel, tenemos un balonmano distinto pero no peor que este nivel europeo, pese a que tengan presupuestos mayores. Para nosotras es un sueño estar aquí y aunque sea fuera de casa tener esa opción de poder pasar a esos cuartos que serían el mayor título posible de todos los que ha conseguido el club en estos años», explica en la previa el entrenador. Se recupera a Estela Doiro, que descansó por precaución este miércoles, quedándose en la ciudad Bárbara Vela por decisión técnica.

El duelo frente a las noruegas en el Martín Carpena abrió el Grupo D a inicios de enero, con victoria visitante por 22-26. «Analizando el partido del Carpena donde perdimos creo que no jugamos tan mal pese a los contratiempos y las enfermedades que sufría el equipo. Creo que tenemos que mejorar la efectividad de cara a gol, encontramos muchas situaciones claras para poder materializar y fallamos muchos lanzamientos, donde la portera fue su mejor aliada. Si queremos tener alguna posibilidad y cambiar ese resultado adverso tenemos que estar mucho más finas de cara a gol. Hay que ser más efectivo», reflexiona el técnico malagueño.

Hay ambición en las malagueñas, que este viernes se desplazaron a tierras nórdicas, donde se ejercitaron en la última sesión antes del choque. Un país donde ya se dieron una alegría en octubre en la fase previa. El Sola HK, con ellas mismas, viene de apuntarse una nueva victoria en su liga entre semana. «Tenemos que ganar de dos para ser segundas y con esa intención vamos. De seguir disfrutando de esta competición, de ser valientes, de ser un equipo alegre, de no dejarnos nada y dejar todo lo que tengamos. Hemos hecho una frase de grupos espectacular y nos estamos mereciendo ese pase a esos soñados cuartos de final», termina Suso Gallardo.

Es una bala dorada para las panteras, que quieren subir dos peldaños más en este ciclo dorado que abrieron en el 2020. Con el núcleo duro aún presente y caras nuevas que han llegado, en Noruega está sobre el parqué una oportunidad histórica. Deportivamente, la mayor hazaña que dibujó este grupo. Unos cuartos de final de la EHF European League es algo muy serio. Y en el todo o nada el Costa del Sol Málaga disfruta. A 60 minutos de algo increíble, en Stavanger se juega por la historia.