El Costa del Sol Málaga roza la gloria (25-26)

Subcampeonas de la Supercopa de España.

Derrota en la final de la Supercopa de España en Ciudad Jardín en un partido que se decide en los segundos finales.

Honores para el Costa del Sol Málaga, que murió con las botas puestas. El que da todo lo que tiene no está obligado a más. Se vaciaron las panteras, que pusieron todo sobre el corazón azul de Ciudad Jardín durante los 60 minutos. La moneda cayó del lado del Super Amara Bera Bera, que se llevó el título en un partido de infarto. No pudo abrir de nuevo sus vitrinas el equipo malagueño, que ahora tiene que levantar el ánimo y afrontar con ambición una temporada que aún pondrá sobre la mesa desafíos ilusionantes.

Salía con bravura el conjunto de Suso Gallardo a la pista, espoleado por un público que creaba un gran ambiente. Con un contundente 3-0 se plantaba en el duelo decisivo y daba un golpe en la mesa. Pero las vascas, que tienen también corazón de campeonas, pronto se remangaban para ir ganando metros. Paula Arcos tomaba la manija, pero las panteras aguantaban bien los empujes. Silvia Arderius y Sole López provocaban que Imanol Álvarez parase el tiempo (11-8). Tocaba en la tecla y el vigente ganador de la Liga Guerreras Iberdrola le daba la vuelta con Maitane Etxeberría a la carrera (11-13). Parcial de 1-5 y Suso Gallardo era ahora el que actuaba.

Y provocaba un arreón de las malagueñas, que levantaba a su afición de los asientos de Ciudad Jardín. Gabi Pessoa ponía el 15-14 que daba alas al descanso. Pero la balanza estaba muy nivelada. Ahora los goles eran oro molido. Se mascaban los ataques y ver portería era un suculento premio. Un fly de la capitana de las panteras era una bombona de oxígeno (21-19). Pero ahí se creció el Bera Bera, que emergió cuando más viento tenía en contra. Alice Fernandes cerró su portería y su equipo volaba. Ponían el 22-25 a falta de menos de cinco minutos.

No levantó la bandera blanca el equipo malagueño, que demostró que tiene carácter y orgullo. Isa Medeiros y Arderius ponían el empate a 25 y el delirio en la grada. Un jarro de agua fría era el gol de Shula Gavilán desde el centro del campo aprovechando que las panteras habían vaciado portería. No pudo anotar la central madrileña en la jugada decisiva y los árbitros estimaron que no había falta en la defensa vasca. Título para el Super Amara Bera Bera, ahora supercampeón de España. Un merecido reconocimiento para el Costa del Sol Málaga, que peleó pero murió en la orilla. A un palmo de la gloria.