Fiesta en Carranque del Costa del Sol Málaga (25-15)

Espe López, en una acción de ataque.

Victoria, primera de la temporada, para las panteras en el reencuentro con su afición frente al Replasa Beti-Onak antes de la Supercopa Ibérica Femenina

Fiesta en Carranque para el Costa del Sol Málaga, que se reencontró este miércoles con su afición. Primera alegría de la temporada para las panteras, que vencieron con holgura al Replasa Beti-Onak (25-15) en un partido que gobernaron de principio a fin. Dos puntos para coger el paso a la zona noble de la Liga Guerreras Iberdrola y para marcharse con buenas sensaciones a la Supercopa Ibérica Femenina que se disputa este fin de semana en San Sebastián. Un camino corto a un título que es uno de los momentos cumbre del curso a principios de septiembre.

Aunque las navarras golpeaban temprano con un 0-2, rápidamente engrasaban las malagueñas. Pisaban el acelerador de manera abrupta y un pestañeo el marcador decía 7-3. Pedía tiempo muerto Miguel Echeverría para cerrar la sangría, pero un gol de Bárbara Piñeira estiraba hasta la máxima (12-4). El cerrojo estaba echado en defensa y el ataque fluía para levantar a la grada. Virginia Fernández detenía varios siete metros y Merche Castellanos se lucía con un par de paradas. Al descanso, un abultado 13-7.

Dio muchos pasos adelante atrás el conjunto de Suso Gallardo, que terminaría encajando 15 goles. Hubo rotaciones en la segunda mitad y disputaron su primer partido en casa Belén Jiménez y Bárbara Vela. No se dejó ir el equipo malagueño, que tuvo temple y solidez para aguantar los arreones del Replasa Beti-Onak. Una victoria fundamental para coger moral antes de emprender rumbo a Donosti. En la madrugada del jueves las panteras toman un avión para cruzar España en busca de su octava final. Allí, el viernes a las 18:00 horas, espera el Madeira Handebol. La Supercopa Femenina Ibérica, una ilusión y un desafío mayúsculo. Un título a dos partidos. Tan cerca, tan lejos de la gloria.