Upcoming MatchRincón Fertilidad Málaga vs Cicar Lanzarote Ciudad de Arrecife/24 octubre, 2020/Pabellón Ciudad Jardín

Reyes bajo los palos

{mosimage}

02:53 LORETA ENRÍQUEZ DE LUNA

n MÁLAGA. La fuerza de un partido de balonmano reside en el bloque, no cabe duda. Pero hay momentos en un partido en los que hay un único protagonista. Alguien que se rige bajo tres palos y que se enfrenta, delante de una red, a un uno contra uno del que pende toda una temporada. Es el portero.

En una fase de ascenso todo se juega. Los seis meses anteriores se ven resumidos en cinco días en los que hay que sacar el máximo provecho a cada uno de los encuentros. De eso saben bastante Mercedes Fernández y José González. La primera recibió el premio a la mejor portera tras jugar con el Contrat Costa del Sol la fase de ascenso a División de Honor. Por su parte, José fue galardonado con ese mismo trofeo en el sector en el que participó hace algunas semanas con su club, el Agua Sierra de Cazorla, en el que luchó por estar en la categoría de plata del balonmano español.

Ambos supieron sacar provecho en momentos decisivos de sus respectivas eliminatorias y salieron adelante con importantes paradas que dieron la vuelta al marcador y consiguieron, al final, que sus equipos pasaran como primeros de grupo a las fases finales. Para ella, ser mejor portera de su fase supuso «una alegría muy grande. Nunca antes me habían dado ningún reconocimiento, aunque no hubiera servido de nada si no hubiéramos ganado los tres partidos, así sabe mucho mejor», explicó la malagueña. José, por su parte, reconoció no esperar este galardón, pues lleva seis años sin jugar al balonmano y que en su regreso «reconozcan así lo que he hecho, es toda una sorpresa», dijo.

En qué piensa un guardameta cuando alguien va a tirarle un penalti crucial a falta de pocos minutos para que finalice el encuentro es algo que ni ellos mismos han sabido responder con certeza. Él explicó: «A veces me pongo a pensar en los vídeos que he visto de ese jugador para recordar cómo tira». Merche reconoció que darle vueltas a la cabeza mientras esperas a que la jugadora lance no trae buenos resultados: «Cuando empiezo a pensar que ha mirado para un lado y puede despistarme, o que va a lanzar por arriba, o por abajo… es horrible, al final siempre me entran más balones. Es mejor no pensar en nada».

Cierto es que el portero es el jugador del equipo que menos corre, pero eso no implica menor cansancio: «Hay muchísima tensión, las piernas se engarrotan y acabas los partidos con dolores en todo el cuerpo. Yo he jugado también como pivote y me he cansado mucho menos que bajo los palos», explicó José. Pero un portero no es nadie sin una barrera que frene en cierta medida a los lanzadores: «La defensa es imprescindible. La mayor parte de la labor del portero la hace la defensa. Si no estuviera ahí, entrarían muchos más balones, por eso creo que el premio que recibí es compartido, también pertenece al resto de las jugadoras», arguyó Merche.

Estos dos deportistas tienen a sus espaldas varias fases de ascenso, por lo que no cometen errores que podían permitirse el primer año que lucharon por el ascenso. La veteranía, bajo los palos, es un grado. «Cuantos más años pasas como portero, más experiencia tienes, y mejor lo haces», afirmó José mientras Merche asentía con la cabeza.

Contrat y Sierra de Cazorla acceden a la final de la fase de ascenso de sus respectivas categorías como primeros de grupo. El Costa, con dos puntos y dos goles a su favor y el segundo, con dos puntos y ocho goles. La situación del Costa es buena, aunque no tanto como la del equipo masculino, que podría ascender de categoría aún sin ganar ningún partido. Elche y Promociones Paraíso son los dos rivales del Contrat, que llegan a la fase con menos puntos que las malagueñas, pero con grandes equipos. «Sus porteras son muy buenas, yo las he visto en más de una ocasión y creo que lo hacen muy bien, aunque no sabría decirte si son mejores o peores que yo», dijo Merche. Por su parte, José y su equipo se enfrentan al Lacera Naranco y al Balonmano Almoradí. A priori, los rivales son más fuertes que el Agua Sierra de Cazorla, pero eso es algo que José definió como positivo: «A veces es bueno que la gente llegue pensando que vas a perder, porque puedes dar la sorpresa. Si no asustas mucho no van a ir desde el principio convencidos, jugarán más tranquilos y te dejaran más opciones para dar la vuelta a las predicciones».

La fase de ascenso impone respeto y, a pesar de que ambos jugadores ya han debutado en las máximas categorías, es importante para ellos volver a ascender y luchar desde abajo. «Me siento a gusto en la portería, y no me da ningún miedo jugar una fase de ascenso, aunque sí mucho respecto», dijo Merche. El no ascenso de sus equipos sería una gran decepción ahora que llegan como primeros a la fase final, aunque ambos reconocen que no era ese el principal objetivo con el que sus respectivos clubes iniciaron la temporada. Ahora sólo les queda ir a ganar.

Diario Málaga hoy