Upcoming MatchSuper Amara Bera Bera vs Rincón Fertilidad Málaga/31 octubre, 2020/Pabellón Ciudad Jardín

Málaga Hoy: Entrevista con Suso Gallardo, entrenador del Rincón Fertilidad Málaga

Suso Gallardo celebra el pase a la final frente al ROCASA

«Estas jugadoras han transmitido mucho más que ganar una Copa»

JESÚS MARÍA NOGUERA

Jesús Gallardo Romero es ahora el capitán del barco en el Rincón Fertilidad Málagaflamante campeón de la Copa de la Reina. Ahora paladea las mieles del éxito, pero hace poco más de un año la vida se llevó un trozo de él. Se fue cosiendo a sí mismo para cumplir la promesa que entre lágrimas hizo. Hoy Diego Carrasco tiene su título. El entrenador malagueño se sincera con Málaga Hoy y cuenta cómo ha sido el camino hasta la cima.

–¿Lo ha asimilado ya?

–No me ha dado mucho tiempo a pensarlo y valorarlo. Estamos todos en una nube, es un sueño. Con tantas llamadas y felicitaciones… cuando pasen unos días a lo mejor ponemos en valor todo lo que hemos hecho.

–Menudo torneo del equipo.

–Rindió a un nivel excelso, creo que el peor día que tuvimos fue el de semifinales. Pero el gen competitivo permitió que no dejáramos de luchar. Desde la defensa lo cimentamos todo, fue la clave para poder correr.

–¿Qué tiene esta plantilla?

–Son jugadoras de mucha calidad, está claro. Se identifican mucho con el proyecto, con el club, con Málaga… Son gente que no para de luchar, que lo vive, que transmite mucho. Han transmitido mucho más que ganar una Copa, van más allá de un título. Tienen esa identidad, esa garra que el club lleva teniendo en su origen hace 26 años.

–¿Costó mucho hacerla?

–Sí, son muchos meses de trabajo. Por desgracia los contratos son de 10 meses y prácticamente en diciembre/enero tienes que estar contactando con las jugadoras y a la vez hablando con las que quieres renovar. Además, manteniendo al equipo porque tienes que luchar por los objetivos. Fueron muchos meses duros de trabajo, pero tuvimos suerte de renovar a la columna vertebral pronto, confiaron muchísimo en el proyecto. El poder ofrecerle a los fichajes un proyecto serio fue la clave para poder traer a jugadoras como Arderius, Merche Castellanos, Sara Bravo o Virginia Fernández.

–El crecimiento del club se explica en poder acceder a estas jugadoras.

–Sí, el club demostró en su séptima temporada en División de Honor que siempre queremos más, que somos ambiciosos, que queremos crecer y competir ante los mejores. No nos conformamos con debutar en Europa o llegar a unas semifinales de Copa. Queremos luchar con nuestros recursos. A lo mejor hay otros equipos con más potencial económico u otras cosas que ofrecer, pero nosotros creemos que somos serios, tenemos un proyecto ambicioso y bonito, que Málaga es una ciudad preciosa para vivir y por ahí intentamos luchar en que jugadoras de este nivel quieran venir.

–Habla de proyecto, ¿qué hay detrás de esa palabra?

–La palabra es ambición. Seguimos soñando. Sabemos que en otros lados las circunstancias económicas no son las mejores y hay impagos y hay contratos que no se cumplen. Hemos demostrado en siete años que no se le debe nada a nadie, somos serios y se paga al día. Las jugadoras están todas contratadas y eso para las que se dedican profesionalmente es importante. El proyecto depende de ellas. Cuando quiero renovar a algunas me preguntan que a quién voy a fichar. Si ellas no confían en el proyecto al puzzle le pueden faltar piezas. Es esa dinámica de ofrecer lo que tú quieres crear dentro del proyecto y depende de la confianza de ellas, de que confíen en el trabajo del club.

–Ahora sois campeones de Copa, ¿ve al club preparado para subir el nivel de exigencia?

–Tenemos equipo para ganar a todos, pero si no hacemos las cosas como sabemos y como trabajamos también podemos perder con todos. Asumimos el rol, también lo asumimos en esta Copa porque la gente por ser en casa y por los fichajes nos metió esa presión. Nosotros tenemos jugadoras con mucha hambre, yo tengo muchas ganas y el club tiene muchas ganas. No vamos a ir de falsos humildes. Sabemos que tenemos que trabajar muchísimo, que hay equipos con más presupuesto y experiencia, pero en ambición, ganas e ilusión no nos va a ganar nadie. Hemos conseguido la Copa de la Reina pero no nos conformamos con esto, queremos más. Sabemos de la dificultad que es ganar un título y una temporada. Vamos a ir partido a partido, intentando disfrutar y trabajando mucho y, sin duda, no vamos a renunciar a nada.

–Decía que sentía que había cumplido una promesa.

–Desde que asumí el cargo por la desgracia del fallecimiento de Diego, para mí no era sólo un compañero sino un amigo y un hermano, se me metió en la cabeza hacerle esa promesa. Deseaba tanto traer un título para Málaga… Fue una promesa que le hice a él y a Pepa. Para mí fue cerrar un ciclo. No voy a olvidar ni muchísimo menos a Diego, pero fue como empezar de nuevo. Es como empezar una nueva andadura en el club, siempre teniéndolo presente y sabiendo que ha sido el alma máter, pero dejándolo un poco descansar.

–Se abre un nuevo tiempo.

–Para bien o para mal han sido un año y dos meses muy duros personalmente hablando. No es cuestión de vivir mi historia, por desgracia no me queda otra que vivirla solo, pero tenemos que cerrar un poco ese capítulo. Tenemos que dejarlo descansar sabiendo que ha sido y será siempre la figura clave de este club. Ojalá le podamos brindar muchos éxitos más, pero tenemos que cerrar ese capítulo ya. Dejándolo descansar porque no nos va a hacer tanto bien, nos hemos metido mucha presión con ese tema.

–¿Qué fue lo que más le costó superar en este tiempo?

La soledad del entrenador que le llaman. Son muchas horas de trabajo que nadie ve, muchos viajes, muchos kilómetros… Para mí era un hermano y un amigo. En las horas de autobús las pasábamos juntos, hablábamos muchísimo por teléfono, estábamos todos los días juntos en los entrenamientos, salíamos juntos cuando teníamos tiempo libre… Se le echa muchísimo de menos porque era una persona que más allá del balonmano, donde aprendí del mejor, era entrañable, tenía un sentido del humor increíble. Se echan de menos muchas cosas y ha sido muy duro porque he tenido que asumir ese papel de entrenador, de director técnico, ayudando en el club… Sabéis que Diego era todoterreno. Intentamos ser muy profesionales, pero todavía somos humildes en el tema infraestructuras. El entrenador lleva muchas más parcelas que simplemente ponerse en la pista. Ha sido un año muy, muy duro, pero después de cosas así merece la pena.

–¿Lleva un tatuaje en su honor?

–Sí, había una foto que me gustaba mucho de la Copa de la Reina de Ciudad Jardín en 2018. Está con los brazos en altos (la que estaba en la bandera que sacaron en la celebración), pero tomada desde atrás. Tengo varios tatuajes, me gusta ese mundillo, y creía que era una forma de tenerlo conmigo sin tener que estar todo el día recordándolo de otra forma. Me lo tatué en el brazo en enero.

–¿Qué es lo que mejor le enseñó?

–La humildad, el ser cercano, el dar la cara por los tuyos aunque sepan que han fallado, el tirar del carro y no bajarte nunca, el tener la cabeza siempre alta, el darlo todo y poner corazón… Creo que son señas de identidad de Diego Carrasco, de Suso Gallardo y de este club. Eso lo llevamos por bandera. El Rincón Fertilidad ha tenido un crecimiento brutal, pero sigue siendo la misma gente, la misma humildad, con la misma ilusión y ganas que el primer día. A nadie se le ha subido a la cabeza y me alegro muchísimo de haberlo aprendido de él.

–¿De quién más se acuerda en este momento?

–De mi grupo de niñas con el que empecé de base en el Málaga Norte. Era un equipo benjamín con el que fuimos campeonas de todo en Málaga, Andalucía y España. Me acuerdo de mi familia, de los que no están… Me acuerdo mucho de la gente que ha estado apoyando siempre, pero creo que aunque quede un poco feo, me acuerdo de la gente que me decía que por qué seguía en esto que no me iba a dar nada. No le hice caso y hemos seguido siendo cabezones y luchando por nuestro sueño.