Final del entrenamiento del viernes en Carranque.

El Costa del Sol Málaga disputa este domingo un partido trascendental en la pista del København Håndbold en busca del billete a la fase de grupos de la EHF European League

El Costa del Sol Málaga vuelve a mirar a la historia a los ojos. No por rutinario deja de ser extraordinario el mérito de este equipo que en la época más dorada del club continúa poniendo el techo un peldaño más alto cada temporada. El Frederiksberg Opvisnings Hal de Copenhague es el escenario donde este domingo (18:00 horas) las panteras tienen la oportunidad de escribir su página más gloriosa en Europa tras más de un lustro de callo. La fase de grupos de la EHF European League, que sólo jugó un conjunto español en la última década, estará sellada si gana al København Håndbold. De la ida, en Carranque, se arrastra, un 29-29.

La trascendencia del duelo está cristalina. Uno de los más importantes de siempre para el equipo malagueño. Estar entre los 16 mejores de la segunda competición continental es una hazaña deportiva de un valor altísimo. «Estamos a 60 minutos de volver a hacer historia en este club. Bueno, ya hemos hecho historia porque estamos en una eliminatoria que el año pasado se nos negó por temas burocráticos y ahora estamos por méritos propios. Será un partido super especial por lo que conlleva el poder ganar», explica en la previa Suso Gallardo, que no podrá contar con las bajas conocidas de Laura Sánchez y Gabi Pessoa. Sí recupera a Virginia Fernández en la portería.

Las panteras viajaron a la capital de Dinamarca, un país con pedigrí en el balonmano, este sábado en un vuelo directo desde Málaga a primera hora de la mañana. Por la tarde, hubo toma de contacto con la pista. «Tenemos que seguir defendiendo como lo hicimos, aunque fueron 29 goles sabemos que en Europa se juega a más ritmo y más posesiones. Estuvimos muy bien tanto en defensa como en portería, sí debemos corregir errores de pérdidas de balón porque son un equipo que corre muchísimo tanto al contragol como al contraataque. Intentar ser efectivas y pulir esos detalles que nos den esa mínima ventaja para poder llevarnos el partido», analiza el entrenador: «Creo que son detalles. Empezamos de cero, si queremos pasar tenemos que ganar. El empate nos llevaría a los siete metros. Hay que medir mucho los tiempos, medir las emociones, saber que el partido dura 60 minutos y que habrá momentos buenos, malos y regulares. Quien esté mejor y sepa controlar mejor esos detalles será el que pase».

Es un momento único para el equipo malagueño, pleno de ilusión y ambición. Ese corazón de campeonas se ilumina con citas de este calibre. La trascendencia es superior a muchos títulos que dan brillo a sus vitrinas. «Aquí demostramos que somos capaces de competir con equipos con mayor presupuesto, de ligas más potentes y con jugadoras, en principio, más experimentadas. Nosotros no tenemos nada que perder, sí mucho que ganar. Vamos con muchísima ilusión, con muchísimas ganas de competir y si quieren eliminarnos van a tener que sudar de lo lindo», termina Suso Gallardo. Una oportunidad bonita para las panteras, a un paso de la gloria. Otro día que puede quedar para siempre. El momento para que sueñe el Costa del Sol Málaga.